tsj fachada - familias homoparentales

Exp. 16-0357 sentencia sobre las Familias Homoparentales en Venezuela

Abogado egresado de la Universidad Católica Andrés Bello, Asistente en el Tribunal Primero del Municipio Caroní, sede Puerto Ordaz y coordinardor académico en Handbook.

En diversos artículos se había comentado la posición que tenía el Tribunal Supremo de Justicia en su Sala Constitucional, sobre el el matrimonio igualitario y las familias homoparentales, afirmándose la existencia de distintas discusiones respecto a lo moral, lo espiritual, encuentros entre lo que establece el Código Civil y  la Constitución Venezolana frente a una realidad que no sólo arropa al Estado Venezolano sino también a muchas naciones a nivel mundial, que no regulan expresamente en sus legislaciones estos nuevos paradigmas.

 

La más recordada es la Sentencia 190 del año 2008 de la Sala Constitucional que interpretó el artículo 77 de la Carta Magna y negó de manera rotunda la posibilidad no sólo de la existencia de matrimonios entre personas del mismo sexo en el país, sino cualesquiera otra relación o vínculo jurídico que a partir de dicha unión se produjera en el país (en el caso de haber creado derechos en el extranjero no regulados en el país).

 

Sin embargo y como veremos en el presente artículo, si bien todavía estamos lejos de la aprobación del matrimonio igualitario (es necesaria una modificación constitucional para esto), la sentencia del 15 de diciembre de 2016, Exp. 16-0357, dictada por la Sala Constitucional del TSJ, constituye un gran avance para la comunidad homosexual venezolana, por el reconocimiento expreso y la protección brindada por el Estado hacia las Familias Homoparentales. 

Las Familias Homoparentales

Nociones Generales

Se considera familia homoparental a aquella donde una pareja de hombres o de mujeres se convierten en progenitores de uno o más niños. Las parejas homoparentales pueden ser padres o madres a través de la adopción, de la maternidad subrogada o de la inseminación artificial en el caso de las mujeres. También se consideran familias homoparentales aquellas en las que uno de los dos miembros tiene hijos de forma natural de una relación anterior.

En ese orden un censo de los Estados Unidos de 2000, determinó que el 33% de las familias compuestas por parejas de mujeres y el 22% de las compuestas por parejas de hombres informaron tener por lo menos un hijo menor de 18 años viviendo en su casa. Algunos hijos no saben que tienen un progenitor LGBT (Lesbiana, Gay, Bisexual o Transexual), ya que éste puede no revelar su identidad sexual nunca ante sus hijos; sin embargo existe cierta variabilidad con este tema y mucha discusión.

 

Las familias homoparentales en general, y la adopción homoparental en particular, son temas de continua controversia política en muchos países occidentales, y frecuentemente son parte de las guerras culturales entre diversos sectores de la sociedad sobre todo el sector machista.

Las Familias Homoparentales y la Filiación en Venezuela: Concepción Legal

Hasta diciembre del presente año 2016, era impensable a luz de la jurisprudencia patria y la legislación civil vigente, que existiera un vínculo filial entre dos personas del mismo sexo y un hijo; situación que se justifica por los siguientes artículos:

 

Código Civil

Artículo 235:

El primer apellido del padre y de la madre forman, en ese orden, los apellidos de los hijos. El hijo concebido y nacido fuera del matrimonio cuya filiación haya sido establecida en relación con ambos progenitores, tomará los apellidos de éstos en el mismo orden que los hijos concebidos o nacidos durante el matrimonio. 

Ley Orgánica del Registro Civil

Artículo 85:

…Obligación de declarar
Es obligatoria la declaración del nacimiento, en el siguiente orden:
1. El padre o la madre.
2. Los parientes consanguíneos hasta el cuarto grado.
3. El médico o médica que atendió el parto.
4. El partero o partera.
5. Cualquier persona mayor de edad, bajo cuya representación o responsabilidad
debidamente acreditada se encuentre el niño o la niña.
6. Los Consejos de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes…

Ley Orgánica de Protección al Niño, Niña y Adolescente

Artículo 345:

Familia de origen

Se entiende por familia de origen la que está integrada por el padre y la madre, o por uno de ellos y sus descendientes, ascendientes y colaterales hasta el cuarto grado de consanguinidad.

Asimismo, establecen los artículos 76 y 77 de la Constitución Nacional que la maternidad y la paternidad son protegidas integralmente, sea cual fuere el estado civil de la madre o del padre y la protección del matrimonio entre un hombre y una mujer; es decir, una amplia gama de artículos que se basan en las relaciones heterosexuales y por ende las consecuencias jurídicas y filiales son indudablemente a partir de esa concepción, dejando a un lado aquellas relaciones entre personas del mismo sexo, y por ende plasmada en las sentencias de los distintos Tribunales Venezolanos incluyendo al Tribunal Supremo de Justicia hasta este año.

Papel de la Sala Constitucional y su nueva concepción de la Familia

Jurisprudencia

La sentencia del 15 de diciembre de 2016, Exp. 16-0357, dictada por esta Sala, cambio el paradigma venezolano e interpretó el artículo 75 de la Constitución Nacional, el cual establece que:

El Estado protegerá a las familias como asociación natural de la sociedad y como el espacio fundamental para el desarrollo integral de las personas. Las relaciones familiares se basan en la igualdad de derechos y deberes, la solidaridad y el esfuerzo común, la comprensión mutua y el respeto recíproco a sus integrantes. El Estado garantizará protección a la madre, al padre o a quienes ejerzan la jefatura de la familia… 

En efecto consideró la Sala de manera acertada que la protección del Estado a la familia no se circunscribe tan sólo a la madre o padre, así como tampoco se limita al estado civil de éstos, sino que se extiende a quienes ejerzan la jefatura de la familia, esto en virtud, de que la familia es el centro de gravedad de una serie de disposiciones de mayor importancia, las cuales van desde el derecho reconocido al niño y al adolescente de ser criado y educado dentro de una familia hasta su identidad y desarrollo de su personalidad, todo ello en aras de preservar el principio del interés superior del niño.

 

Protección a la familia

Esta protección del Estado hacia la familia es de suma trascendencia, dado que se prioriza la armonía de la relación Familia-Estado para lograr como fin último una estructura ordenada de la organización política, en razón de que lo natural antecede al derecho, y es éste quien finalmente regula y ordena las situaciones dadas por los actos volitivos de la sociedad. La sentencia explana:

En consecuencia, una lectura acorde con la Constitución, conlleva a una protección del Estado sin distinción a la forma de conformación de la familia, por ello está llamada a incluir a los niños, niñas y adolescentes nacidos en familias homoparentales, siendo éstos sujetos de derecho, que gozan de todos los derechos y garantías consagradas a favor de las personas en el ordenamiento jurídico al igual que cualquier otro niño que haya nacido dentro de una familia tradicional.

De lo anterior queda en evidencia que la Sala reconoce el papel protagónico que juegan las parejas del mismo sexo en la crianza de niños, que por las distintas modalidades médicas y tecnológicas, se convierten en sus hijos desde el punto de vista biológico.

 

De allí que, como ocurrió en la sentencia objeto de estudio, se ordenó en la dispositiva del fallo la inscripción con los dos apellidos de ambas madres del hijo (ya que en el caso se demostró que ambas madres tenían vínculos filiales con él), en el Registro Civil correspondiente, la nacionalidad venezolana del mismo y el reconocimiento del derecho a suceder del hijo, por lo que se le ordenó al  Servicio Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT) incluirlo en la declaración sucesoral.

 

La igualdad y libertad como fines supremos del Estado

Tal situación se justifica en que si bien existían prohibiciones claras en la legislación nacional, debe recordarse como lo afirmó la Sala que uno de los fines supremos es establecer un Estado en el cual se asegure la igualdad sin discriminación ni subordinación alguna, desde un punto de vista multiétnico y pluricultural; procurando privativamente el bien común, la integridad territorial, la convivencia y éstas sólo tendrán posibilidades reales de cumplimiento dignificando a aquellos cuya situación de hecho no ha encontrado bajo regulaciones preconstitucionales la efectiva protección, y por ende se convierta el Tribunal Supremo de Justicia en el máximo garante de la protección de estos grupos excluidos.

Conclusión

De manera pues, que no queda dudas sobre la posición de la Sala Constitucional del TSJ sobre la protección constitucional de las familias homoparentales y el avance para la comunidad gay en el país; que si bien se insiste que para tener mayores regulaciones al respecto es necesaria una modificación del texto constitucional, se observa un cambio de paradigma y visión nueva por parte del TSJ en este tema.

 

¿Qué opinas? ¿Piensas que la opinión del TSJ sobre este tema es limitada o protege los derechos constitucionales de esta comunidad en el país? Coméntalo.

Comenta sobre este artículo