frases de ulpiano senado romano

5 frases de Ulpiano que no debemos olvidar

Abogado egresado de la Universidad Católica Andrés Bello, asistente en el Tribunal Primero Civil, Puerto Ordaz, Estado Bolívar y CEO en Handbook.

Ulpiano fue un afamado jurista Romano de origen fenicio, recordado por su trabajo compilador de los ideales jurídicos de la época y sus aportes al Derecho Romano, algunos de los cuales serían incluidos posteriormente en el digesto de Justiniano I, ocupó los cargos de magister libellorum durante el mandato de Caracalla hasta Heliogábalo y luego fue tutor, consejero y prefecto del pretorio del Emperador Alejandro Severo. Aquí te dejamos 6 de las mejores frases de Ulpiano que los abogados no debemos olvidar:

Frases de Ulpiano

1) Definición de justicia

La justicia es la perpetua y constante voluntad de dar a cada uno su derecho.

Ulpiano en esta frase recoge un ideal de justicia que ya sería trabajado por el autor Platón en su obra “La República” tomada del testimonio más antiguo de la formula clásica de justicia provisto por Simónides de Ceos. Ulpiano analiza y desarrolla esta frase en sentido jurídico y de ahí que se le atribuya su creación, mientras que sus predecesores analizan un concepto similar: “justicia es dar a cada uno lo suyo” desde el punto de vista moral.

 

Lee también: 7 consejos para quienes inician la carrera de Derecho

 

De esta frase se deriva la primacía del derecho sobre la justicia en sentido jurídico, es decir, la justicia presupone el derecho. Si la justicia, como lo menciona Ulpiano, consiste en dar a cada uno su derecho, para que exista justicia debe existir ese derecho en base al cual se es justo.

 

Si quieres aprender más sobre los ideales de justicia de estos pensadores te recomendamos: La justicia

2) El derecho público

El derecho público no puede ser cambiado por pacto de particulares.

Las normas de orden público que interesan a la colectividad no pueden ser relajadas, obviadas, soslayadas ni modificadas de ninguna forma mediante convenios particulares pues, esto sería subordinar los intereses del colectivo a los intereses particulares de quienes contratan. Esto es así hasta nuestros días, lo que no quiere decir que sea un principio moderno, ya que, como observamos, las bases fueron erigidas en el derecho Romano, compilado por este jurista.

3) La ley

Es duro, pero así fue redactada la ley.

Ya veíamos como Sócrates, en tiempos anteriores a Ulpiano, fue condenado a beber la cicuta, bajo una sentencia manifiestamente injusta. Este, en su fiel creencia de que el cumplimiento de la ley beneficiaba a la polis, aceptó su condena, he ahí el significado de esta frase.

La ley es dura pero es menester cumplirla, aunque esto nos perjudique, porque esto beneficia a la colectividad según este planteamiento. Sócrates enunciaba esto de la siguiente manera:

La desobediencia a la ley deviene en la destrucción de la comunidad.

Aún cuando hoy en día se han desarrollado teorías como la de Santo Tomás de Aquino sobre la desobediencia a las leyes injustas, existen quienes abogan por el cumplimiento de la ley solo por ser ley, incluso de la ley injusta, cuestión con la que personalmente no estoy de acuerdo.

 

Lee también: ¿Sabes cuál fue la primera Constitución? Averígualo Aquí

4) La costumbre

Las costumbres morales son un tácito acuerdo del pueblo arraigado tras una larga práctica.

Esta frase define a la costumbre, al menos en los elementos que le son esenciales:

 

El conjunto de prácticas reiteradas en el tiempo y acogidas por una colectividad como cotidianas o de uso normal que por ser una solución provechosa o útil a una cuestión determinada se vuelven fuente de derecho y son obligatorias, máxime si hablamos del Derecho Anglosajón. (En la mayoría de las sociedades modernas, como en Venezuela, la costumbre es una fuente subsidiaria de derecho que solo regirá en defecto de la ley aplicable).

5) Obligaciones

Nadie está obligado a lo imposible.

Parte de la teoría de las obligaciones nos señala lo dicho, nadie puede obligarse a un “dar”, “hacer” o “no hacer” que le resulte física o jurídicamente imposible, un ejemplo sería una venta sometida a la siguiente condición suspensiva: sostener la arremetida de un Tsunami con las manos, esto sería de imposible cumplimiento, por lo tanto no es una obligación valida y eficaz y a ello se refiere esta frase.

 

Lee también: Obligaciones condicionales y a término

Conclusión

Del Derecho Romano derivan las bases del Derecho Occidental y fue gracias a la contribución de juristas como Papiniano, Cicerón y el ya estudiado Ulpiano, que tenemos las instituciones que jurídicamente sostienen y ordenan a nuestras sociedades hoy en día, por ende, recordar estas frases de Ulpiano resulta necesario.

 

¿Te gustaron estas frases de Ulpiano? ¿Conoces otras? Coméntalas.

Comenta sobre este artículo